De la abundancia del corazon

Construyendo personas de sustancia para obras de poder

¡Lo podemos hacer, Friend!

“porque José era un hombre justo y no quería exponerla a vergüenza publica, resolvió divorciarse de ella en secreto.” (Mateo 1:19 NVI).

No creo que José obtenga suficiente crédito por muchas cosas, debe de haber sido un gran tipo para que Dios lo eligiera para ser el padre de su unigénito. Leyendo la historia del nacimiento de Jesús, encontramos que este hombre era carpintero, no sacerdote o profeta o fariseo, solo era un hombre muy trabajador. Cuando se dio cuenta que su prometida estaba embarazada, estaba seguro que él no lo había hecho, él era un hombre dedicado a servir al Señor, y guardar la ley. El mismo sentido moral que lo alejo de la fornicación le demandaba resolver esta situación tan impactante de una manera piadosa. ¿Su primer pensamiento? Échala, pero hazlo silenciosamente, así no la apedrearían hasta hacerla morir. Mateo nos dice que se tomó su tiempo para considerar que hacer, y en ese tiempo vino un ángel a darle más información y a darle instrucciones, El obedeció al Señor, ¡que tipazo!

En nuestros tiempos, la Iglesia enfrenta muchos problemas que nos ofrecen la oportunidad de considerar en oración como responderemos: la lucha continua de aquel que todavía no ha nacido, la desaparición de la inmoralidad sexual, el auge del Islam, la creciente persecución de aquellos que aman la palabra, el renacimiento del anti-semitismo… conocemos la palabra de Dios y sabemos y sabemos que en algunas cosas es muy radical. Compromiso no es una opción. Por otra parte, vemos el mandato de amar, perdonar, para expandir la gracia. Como equilibramos la justicia y la misericordia será un desafío para la Iglesia en estos últimos tiempos.

Creo que la pregunta del momento para las Iglesias Cristianas es: “¿Cómo responder a la normalización de las conductas homosexuales?” es una pregunta difícil, y particularmente, no creo que lo hayamos hecho bien hasta ahora, piénsalo.

  • Tenemos la obligación de educar y proteger a nuestros hijos, la cultura de hoy los está reclutando activamente para unirse a sus perversiones. Las escuelas a las que asisten están obligadas a ensenar que nuestras creencias son odiosas, y que esa perversión es amor. ¿Cómo ensenamos a nuestros hijos a amar al pecador sin perdonar el pecado? Nosotros mismos no lo sabemos muy bien.
  • Fuimos llamados a predicar la verdad, así que no podemos retroceder, incluso cuando enfrentamos una sanción penal. Dios decide que es pecado, no Hollywood o el congreso. El amor no deja que personas ciegas se tiren en medio del tráfico, pero eso es exactamente lo que hacen los que se entregan al pecado sexual. ¡detente!
  • Estamos aquí para ayudar a aquellos que experimentan la destrucción causada por tales comportamientos y llegan al punto de querer salir de ella. Nuestra actitud hacia las personas oprimidas debe ser de compasión y esperanza. Podemos ayudar, pero solo si tienen la libertad de venir a nosotros, al mismo tiempo, no podemos comprometer la palabra de Dios. Señor, ayúdanos a hacer lo correcto.

Escrituras Bíblicas: Oh! Jehová, he oído tu palabra y temí, oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer, en la ira, acuérdate de la misericordia (Habacuc 3:2 NVRV)

Alguien dijo: Hay muchos que son detestados por la palabra de Dios que condena la homosexualidad y ponen en argumento de que los creyentes de la palabra son intolerables y violentos. No lo son, defender la palabra no te hace un intolerable al pecado, y eso es bueno. Ben Shapiro

En algún lugar entre pararse en la esquina de la calle con un megáfono gritando “arrepiéntete o quémate” y la palabrería religiosa de un “ágape descuidado” que aprueba cualquier cosa y todo, hay un lugar que esta parada en la dignidad de la justicia y la humildad de la gracia. Señor, ayúdanos a encontrarlo, incluso cuando los que estamos tratando de ayudar nos odian. Ese es el llamado de Jesús.

Pastor Virgil Stokes
3141 W. Ironwood Hill Dr.
Tucson, AZ 85745
520-792-3238
www.pastorvirgil.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s