Out of the Abundance of the Heart

Sábado, junio 25, 2016

Edificando Personas de Sustancia para Obras de Poder

Estas dispuesto, Amigos?

Extraño, como nos acordamos de los sucesos del pasado. Pero, recuerdo estar sentado en un bar, en el año 1975. Había entrado en una conversación estando bajo la influencia del alcohol, con otro borracho, y le estaba orgullosamente declarando que yo era un alcohólico! Y en acto seguido, ordenando otro trago. Yo estaba embriagado, y lo sabia. Aun así, fueron otros 4 años después que hice algo para resolver el problema. Durante esos cuatro años siguientes, perdía mi trabajo, destruí un sinnúmero de relaciones, y me deterioraré físicamente. En cada etapa critica de este proceso, elaboré muchas estrategias para curarme: yo intenté desintoxicarme, yo hice ejercicios, cambie mi dieta, asistí a sesiones de consejería, y hasta fui a la iglesia. yo hice de todo lo que se me ocurría para resolver mi miseria. El problema fue el “yo” en todos mis intentos. Había arribado al punto de desesperación, dándome cuenta que yo no podía curarme.

Esto es cierto para cualquiera dificultad que consistentemente me acontece, ya sea malos hábitos, malos actitudes, o malas compañías. Las cosas que me impiden vivir libres y felices están tan arraigados en mi. Por tanto, no puedo vencerlos por mi mismo. Para obtener ayuda, debo progresar de la admisión de mi problema hacia dos peldaños mas:

1. Desesperación: mientras tengas la esperanza que tú puedes ayudarte, no vas a buscar la ayuda de Dios, en completo abandono de ti mismo. Pregúntate:

a. ¿Has intentado controlar este problema por tu cuenta? ¿Cuál fue el resultado?

b. ¿Has recibido, alguna vez, oración, consejería, o tratamiento por este problema?

c. ¿Qué ha impedido tu éxito?

d. ¿Crees que puedes dejar de hacerlo por tu propia cuenta? Si es así, ¿Qué te impide hacerlo?

e. Estas convencido que NO puedes hacer esto solo? Si es así, entonces, probablemente estas listo!

2. Disposición: tú deseo de recibir ayuda, te condiciona a hacer lo que sea necesario. Si no estas dispuesto a realizar cualquiera acto que no sea pecaminoso, entonces aun no estas completamente “dispuesto.”

a. La disposición, frecuentemente viene desde un lugar de dolor. Solo tu decidirás cuando has tenido suficiente.

b. ¿Estas dispuesto a emplear la ayuda espiritual para resolver el problema?

c. ¿Estas dispuesto a pedir ayuda a otras personas?

d. ¿Estas dispuesto a cambiar la manera que piensas sobre la vida?

e. Si respondiste “no” a cualquiera de estas preguntas, entonces aun no estas listo, para continuar tu proceso de restauración. Tendrás que sufrir un poco mas de tiempo. Por favor, regresa cuando estés “dispuesto.”

Alguien dijo: la mayoría de las personas están dispuesto a romper los malos hábitos. Tienen muchas excusas o razones, por tanto hablan como victimas. Carlos Santana.

Lectura Bíblica: ”Entonces dijo a la multitud: «Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz cada día y seguirme.Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás, pero si entregas tu vida por mi causa, la salvarás.” (Lucas 9:23-24 NTV)

Si has podido observar un problema, estas cansado de estar cansado y enfermo, entonces has algo! Has una llamada, responde a un correo, ve a la iglesia…. has algo! El precio de estar dispuesto, es muy alto, para desperdiciarlo.

Pastor Virgil Stokes

FCF of Tucson

3141 W. Ironwood Hill Dr.

Tucson, AZ 85745

520-792-FCFT

www.fcftucson.org

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: