De la abundancia del corazón: Ayuda para sanar 14

Ayuda para sanar 14:

Jesús es la voluntad de Dios.

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. (1 Juan 5:14-15 NTRV)

Fe comienza cuando conocemos la voluntad de Dios.

F.F. Bosworth

Cuando por primera vez estuve en contacto con multitudes del llamado “palabra de Fe,” una de las primeras cosas que me conmovió, fue la manera en que oran, había confianza, una sensación de que realmente esperaban que Dios respondiera, parecía un poco irreal, pero me gusto. Claro que creía que Dios existía, que me salvo, y que respondía a las oraciones. Por otra parte, él no estaba obligado a responder, y que tenía la opción de simplemente ignorarme si él consideraba que eso era lo mejor para mí. Ya saben “si es tu voluntad.”

Pronto aprendí, que podemos confiar en Dios por respuestas específicas por medio de la oración. La clave para tener esa confianza es por medio del conocimiento que todo lo que pidamos a Él es conforme a su voluntad. Cuando sé que algo es la voluntad de Dios, puedo pedirle que haga su voluntad en mi vida. Yo sé que El me escucha. Y si sé que El me escucha, también sé que mi oración es contestada. Esto también es verdad en el área de sanidad física. Antes de confiar en que estoy sano cuando oro, debo tener un verdadero conocimiento de que es la voluntad de Dios sanarme. Este es el problema de muchas preciosas personas. (Ver ayuda para sanar 2: concéntrate)

E aprendido que muchas personas en la Iglesia, creen que es la voluntad de Dios sanar, en general, pero también hay muchos “y si, y que tal si, pero,” adjunto a esa declaración cuando se trata de una situación específica. Cuando personas están batallando para sanar, tomate el tiempo de escucharlos y eventualmente te dirán realmente como es que están creyendo. Nos creemos un montón de mentiras espirituales. Aunque pudiéramos dedicar un libro entero en el tema, mencionemos solo unos de los favoritos de satanás: “Dios está en control” “Dios es soberano” “será en el tiempo de Dios” “creo que necesito más Fe” “Dios me esta ensenando algo” y personalmente mi favorito “bueno, seré sano aquí o en el cielo.” Todos estos y los muchos más que has escuchado, tienen mucha verdad en ellos solo para sonar piadosos. Algunas son declaraciones verdaderas, pero no aplica a la pregunta en cuestión. Lo que realmente hace es que nos permite sentirnos bien emocionalmente, mientras seguimos enfermos físicamente. Se niegan y se desvían muy sutilmente de la verdad: Dios te quiere sano, él te quiere sanar hoy, tu calificas así tal como eres.

En la búsqueda para recibir sanidad de Dios, la Fe viva y eficaz comienza cuando estamos absolutamente convencidos de que es la voluntad de Dios sanar. Sanar ahora, sanarte a ti, hay tres hilos principales de evidencia que establecen la voluntad de Dios para sanar:

  1. La naturaleza de Dios. Él es bueno, la enfermedad no es buena, Dios solo hace el bien. En Éxodos 15, Él se llamó Jehová Rapha, “yo soy el sanador.” No es solo lo que hace, es quien es El. Hechos 10:38/ Éxodos 15:26/ Salmos 118:1
  2. La obra terminada. Perdón de pecados y sanidad física están indisolublemente unidos. El mismo sacrificio que pago por nuestros pecados y nos hiso salvos, también pago por nuestra sanidad. Por lo tanto, la misma Fe que recibió el perdón!, es también suficiente para recibir sanidad! Isaías 53:3,5,10/ Mateo 8:17/ Salmos 103:1-5/ Lucas 17:5-6
  3. El ejemplo de Jesús. Jesús camino en este planeta tierra como la perfecta representación del Padre. El siempre hiso la voluntad del Padre. ¿Cómo trata Jesús con la enfermedad? Encuentre respuesta leyendo los evangelios, y tendrá una declaración perfecta de que es la voluntad de Dios.

Los primeros dos hilos de evidencia son temas de mucho debate. Mientras la lógica me parece muy obvia, hay muchas personas cristianas que creen que Dios usa la enfermedad para juzgar y/o para ensenar a su gente. Esto pareciera decir que o la enfermedad es buena, o un buen Dios usa el mal para producir un bien. También hay quienes dicen que la sanidad a la que se refiere las escrituras sobre la obra expiatoria de Jesús, es que la debemos de recibir con dulzura poco a poco. Yo no lo creo, pero honestamente gente no está de acuerdo.

La tercera evidencia, el ejemplo de Jesús, me parece casi indiscutible. La manera primordial en como aprendemos sobre la naturaleza del Padre es viendo a Jesús. La noche antes de su crucifixión, Jesús tuvo esta interacción con Felipe:

“(8) Felipe le dice: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta.”(9) Jesús le dice: ¿tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿Cómo, pues, dices tú: muéstranos al Padre?

Juan 14:8-9 NTRV

Jesús reflejaba perfectamente la voluntad del Padre. Juan empezó su evangelio con esta asombrosa declaración: nadie ha visto jamás a Dios; pero el único, que es Dios, está íntimamente ligado al Padre, Jesús dijo con valentía, “si no hago las obras de mi Padre, no crean en mí; (Juan 10:37 NTRV)” Él nos mostró a Dios (Juan 1:18 NTV)” El hiso lo que el Padre le mostro, Fue a donde el Padre lo guio. Hebreos lo cita en el día de su encarnación diciendo, “entonces dije: he aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como está escrito acerca de mí en las escrituras. (Hebreos 10:7 NTV)”

Cuando Jesús escucho a Felipe decir, “muéstranos al Padre,” en la víspera de su crucifixión, se miraba sorprendido e incrédulo. ¿No sabe quién soy? ¿Cómo es eso posible? Su respuesta nos dijo lo que necesitábamos saber acerca de la voluntad de Dios: “he estado con ustedes por tanto tiempo, y todavía no saben quién soy yo, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre; entonces como puedes decir, “¿muéstranos al Padre? (Juan 14:9)”

El leer las escrituras nos revela cómo es que Jesús trato con enfermedades y dolencias de todo tipo. Ningún problema era demasiado difícil, quizás lo más importante, era que ninguna persona era indigna. Nunca descalifico a nadie diciéndoles que en su caso en particular, no estaba dispuesto a sanarlos.

Él no se movía por organizaciones religiosas, o estigmas sociales. A la mujer sorprendida en adulterio le dijo, “ni yo te condeno; vete y no peques más (Juan 5:11)” sano a un hombre atado a esclavitud por 38 años a causa de su comportamiento pecaminoso. Primero lo sano, después lo aconsejo, “ves, te has hecho un bien, no más pecado, no sea que te venga algo peor.” También sano al leproso, uno con una condición tan vil como para ser desterrado del contacto social. Al hacerlo, es porque siempre ha sido su voluntad:

“(40) y un leproso vino a Él, rogándole, e hincado en rodillas le dice: si quieres puedes limpiarme, (41) y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió su mano y le toco, y le dice: quiero, se limpió.”

Marcos 1:40-41

Jesús trato con toda clase de problemas, particularmente era muy duro con las tradiciones religiosas. Sano a la mujer de flujo de sangre quien se suponía debía estar alejada de las multitudes. Ella era impura pero fue sanada. Era conocido por sanar gente en el día de reposo, un no-no particularmente para la elite religiosa. Cuando ellos lo cuestionaron al respecto, Él les dijo, “el día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. (Marcos 2:27 NTRV).” Piensa en esto: incluso en las regulaciones del Antiguo Testamento fueron hechas para ser de Bendición, no de esclavitud.

Jesús también causo un alboroto al mostrar que Dios no era el autor de la enfermedad, y que las enfermedades individuales no eran necesariamente el resultado del pecado personal de alguien. Al tratar con un hombre que era ciego de nacimiento, los discípulos le preguntaron, “?Maestro, quien peco, el hombre o sus Padres porque nació ciego? (Juan 9:2)” su respuesta nos suena asa: “no es que peco este, ni sus Padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en El, me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura (Juan 9:3-4)”no importa que o quien causo la enfermedad, es la voluntad de Dios sanarlo. De cualquier manera, si el problema lo causo el comportamiento de la persona, Jesús primero lo sana, después trata con él para evitar problemas futuros. ¡Jesús los sano a todos!

Pedro nos da una gran descripción sobre el ministerio de Jesús en Hechos 10:30.

Y saben que Dios ungió a Jesús de Nazaret con el poder del Espíritu Santo. Después Jesús anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que eran oprimidos por el satanás, porque Dios estaba con El.

Hechos 10:38 NTV

Dios ungió a Jesús. La unción da poder. ¿Qué le dio poder a Jesús? Hacer el bien ¿Cuál era el problema en ellos? Que eran oprimidos por satanás ¿Quién es la fuente de la enfermedad? Satanás ¿Por qué Jesús hiso todo lo que hiso? Porque Dios estaba con El. Dios es el creador, el motivador, y la fuente poderosa para sanar.

En el área de sanidad, no tenemos que preguntar, “?que haría Jesús?” solamente necesitamos preguntar, “?que hiso Jesús?” sano a todos los oprimidos por satanás. Lo hiso porque Dios estaba con El. Caso cerrado.

Siguiente paso: hemos sido programados para creer cosas sobre Dios y su voluntad para sanar que simplemente no son ciertas, Dios no te enferma, Él te sana. Jesús dijo que era la imagen visible del Padre. Pon mucha atención de lo que dices acerca de Dios y su voluntad para sanar. Tus confesiones te dirán lo que hay en tu corazón. Él te quiere sano, y lo quiere hoy. Caso cerrado.

Tómese el tiempo de leer los 4 evangelios. Cuando estés en una historia de sanidad, lee cuidadosamente. Esto es demasiado importante como para pasarlo por alto. Enfócate en las actitudes y acciones de Jesús. Él te está mostrando al Padre. En cada historia, piensa en lo que aprendiste acerca de Jesús y su voluntad concerniente a sanidad. Y si encuentras a alguien que se acercó a Jesús y fue rechazado, por favor házmelo saber. Empieza a decirte a ti mismo: “Jesús es la voluntad de Dios en acción. Es su voluntad que yo sea sanado.” Sigue practicando hasta que estés convencido: de que Dios te quiere sanar, lo quiere hacer hoy. Caso cerrado.

Pastor Virgil Stokes

Visita nuestra página de Facebook del Instituto de Entrenamiento Ministerio de Fe

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s