De la Abundancia del Corazon

Construyendo personas de sustancia para obras de poder

¿alguna vez has pensado en la idea de que significa la “hora feliz”? pues esa es la hora de las tardes donde muchos establecimientos de comida y bebidas intenta atraer más clientes ofreciendo precios especiales en licores y aperitivos. ¡Piénsalo! Personas reuniéndose sin tener nada en común, solamente el deseo de socializar y subir el colesterol a precio de descuento. Lo más probable es que aprendieron de mirar jóvenes millonarios jugando cosas de niños en la tv, luego gritando al respecto, ¡embriagados! ¡Eso es significado de compañerismo! De hecho, si quieres desperdiciar tu tiempo, trata de ir a una de estas reuniones y abstente de tomar y comer. La alegría de juntarse con tomadores que se la llevan comiendo alitas y todos embarrados de la barba, se adhiere muy pronto a tu estilo de vida.

Tristemente, muchas Iglesias-del mundo atentan con fomentar el compañerismo dejándonos un vacío, como si estuviéramos sentados al final en un bar, al terminar la noche, escuchando a un borracho solitario y desaliñado echándole la culpa de lo miserable que es su vida. Al menos con él, tengo algo de que conversar, el necesita lo que yo tengo, y en un momento de lucidez, puede tener un momento de eternidad. En las reuniones de la Iglesia, la comunión se organiza generalmente alrededor de cosas igualmente coincidentes y sin sentido, y ni siquiera la mitad es agradable. Nos reunimos porque somos hombres y mujeres, mayores y jóvenes, solteros o casados, o alguna otra circunstancia natural y transcendente. Pudiera ser que estas influenciaran las reuniones de hoy en día.

La palabra comunión en la Biblia significa “Koinonia” que quiere decir tener algo en común, encontrando puntos de comunión. Toda la comunidad en el nuevo testamento está basada en las cosas que tenemos en común como Creyentes, estas cosas son:

1. La naturaleza de Dios somos nacidos de nuevo a la imagen de Dios. Por lo tanto tenemos la misma naturaleza de Dios. 2 Pedro 1:2-4 / 1 Juan 3:2 / 4:17

2. El Espíritu Santo en nuestro interior compartimos la maravillosa presencia de El Espíritu Santo que habita dentro de nosotros. Estamos marcados como suyos por su presencia. El mundo no se puede relacionar con esto. Filipenses 2:1-4 / 2 Corintios 13:14 / Efesios 1:13-14

3. El deseo de ser de Bendición a otros disfrutamos de la comunión que nos trae el unirnos y ayudarnos los unos con los otros. 2 Corintios 8:3-5 / Hebreos 13:16 / 2 Corintios 9-13

4. Una misión en común todos estamos aquí por una razón no menos que compartir el evangelio a aquellos que van camino al infierno Filipenses 1:4-6 / Mateo 28:18-20

5. Una pasión en común de caminar en la verdad nuestra conexión humana se basa en nuestra comunión individual con el Padre. Si tu comunión horizontal decae, pon atención a tu comunión vertical. 1 Juan 1:1-7 / 1 Corintios 10: 14-23 / 2 Corintios 6: 14-15

Lucas registro que las reuniones de creyentes estaban dedicadas a la comunión, al igual que a las enseñanzas de los Apóstoles. Ese tipo de celo proviene del hambre por la palabra de Dios la cual se alimenta de la interacción con aquellos en quienes en El habitan. Nunca se pudiera satisfacer con comida ligera, fiestas, eventos deportivos, o círculos sociales. Todas estas cosas son entretenimiento. Y este provee circunstancias compartidas por lo tanto emociones compartidas. Sin embargo estas no son cosas malas, pero siguen dejando al mundo hambriento, comunión es la base para una vida eterna.

Alguien dijo ¿alguna vez has consolado o aconsejado a personas que están sufriendo por alguna relación humana, y les has dicho que Dios es el único que provee esa satisfacción? Pues déjame decirte, la relación de Adán tenía una relación perfecta con Dios, y Dios mismo decidió que Adán necesitaba de otros humanos”. John Ortberg Jr.

Escrituras Bíblicas todos los creyentes se dedicaban a las enseñanzas de los Apóstoles, a la comunión fraternal, a participar juntos en las comidas (entre ellas la cena del Señor), y a la oración. Hechos 2:42 NTV

Estamos compuestos por tres partes: Espíritu, alma y cuerpo, “la hora feliz” en el tiempo de la comunión, solo puede tocar alma y cuerpo, pero para refrescar y renovar el hombre interior necesitamos comunión, basada en nuestra relación con Dios. Compartir nuestra naturaleza, nuestro Espíritu, nuestra misión, y nuestra pasión por nuestra santidad que nos conecta a un nivel mucho más profundo que la cerveza y las alitas. Toma mucho esfuerzo, pero paga muy buenos dividendos.

Pastor Virgil L. Stokes
Faith Christian Fellowship of Tucson
3141 W. Ironwood Hill Dr.
Tucson, AZ 85745
www.fcftucson.org
Office: 520-792-3238
www.pastorvirgil.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s