De la abundancia del corazón / Ayuda para sanar 5

Ayuda para sanar 5: Semejantes al Padre.

“Mirad cual amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a Él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en El, se purifica así mismo, así como él es puro.”

1 Juan 3:1-3 NVRV

“soy soldado de profesión, y me enorgullezco de serlo, pero también estoy infinitamente más orgulloso de ser Padre, un soldado destruye para construir, el Padre solo construye, nunca destruye.”

-General Douglas MacArthur

Semejantes al Padre. Todos lo hemos oído decir, ¿pero lo creemos? Bueno, del punto de vista humano, se puede mirar que hay bastante verdad en esto. Somos relacionados genéticamente, así que heredamos muchas características físicas. Tengo el ojo café, soy alto, y cuando me miro en el espejo, miro la imagen de mi Padre. A Él le gustaba la política, a mí me gusta también, entiendes el punto. Tal vez podamos obtener una pista de Jesús cuando Felipe le pidió al Padre. Jesús respondió, “el que me ha visto a mí, ha visto al Padre.” (Juan 14:9 NTRV) semejantes al Padre.

Juan nos dice, que uno de los grandes beneficios de ser hijos de Dios, es que él nos hace ser semejantes a Él. De hecho, esa es su meta en todo este proceso. Él quiere que sus hijos lo representen muy bien. Santiago lo dijo muy bonito: “amados hermanos míos, no erréis. (17) Toda buena dadiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de la luz, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación (18) el de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos criaturas de sus primicias.” (Santiago 1:16-18 NVRV)

Fuisteis nacidos por Dios porque Él te necesitaba. Fuisteis salvo por un propósito. Él quiere que tú seas una ofrenda de las primicias de toda criatura que Él ha creado. “primicias” refiriéndose a la primer cosecha que fue reservada para pertenecer al Señor. Representaba la promesa de que el resto de la cosecha seria bendecido por Dios. El “te creo” para que dedicaras tu vida a su servicio, como promesa de que algún día toda su creación naciera de nuevo. Tú eres la luz del mundo. Él es el Padre de la luz. Somos el reflejo del Padre.

Hay un proceso de crecimiento que tiene lugar en cada organismo. La nueva criatura tiene todos los atributos necesarios para ser semejantes al Padre, pero el proceso para que ese destino se cumpla toma tiempo. Como primicias humanas, debemos aprender a superar nuestra naturaleza caída y aplicar correctamente nuestro libre albedrio para asemejarnos más a nuestro Padre. La mayoría de nosotros nos desviamos mucho al tratar de ser “semejantes a Él.” Hacemos grandes promesas las cuales no cumplimos. Obedecemos a nuestra carne en vez de obedecer al Espíritu Santo.

Parte del trabajo de cualquier Padre es entrenar y corregir a sus hijos. Nuestro Padre celestial no es la excepción. Él nos corrige cuando nos equivocamos y nos ensena cómo comportarnos en orden de parecernos más a Él. Hebreos lo explica de esta manera:

“si soportáis la disciplina, Dios os trata como hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el Padre no disciplina, 8) pero si os se nos deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 9) por otra parte, tenemos a nuestros Padres terrenales que nos disciplinan, y los veneramos. ¿Porque no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 10) y aquellos, ciertamente por pocos días nos disciplinaba como a ellos les parecía, pero este para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. ”

Hebreos 12:7-10 NVRV.

Dios te disciplina. Lo sé, esa palabra suena muy fuerte, pero lo que significa es, que te ensena, te entrena, y te corrige como un Padre lo hace con sus hijos. Nota, tienes padres humanos, o Padres en la carne, quienes te corrigen de la manera que mejor pueden. A veces se han equivocado, a veces han sido egoístas y para algunos han sido crueles. Son humanos. Ahora te has comprometido a seguir al Padre de los espíritus. Dios es espíritu y para sus hijos espirituales el provee corrección espiritual, instrucción y dirección. Tomemos un tiempo para examinar las diferencias entre corrección humana y corrección espiritual:

  1. Tu Padre celestial te corrige porque te ama. Tu Padre terrenal, no importa que maravilloso sea, está limitado en su conocimiento, a veces egoísta en sus motivos, y no puede ver el futuro, para saber exactamente los métodos que deberían ser los mejores para tu específica personalidad, percepción y propósito. Tu Padre celestial sabe que es lo mejor para ti, quiere solo lo mejor para ti, sabe cuál es la mejor manera de comunicarse contigo, y no tiene enojo egocéntrico o propósito manipulador para controlarte. Tu Papi te ama, y Él es muy bueno en eso.
  2. Tu Padre celestial te está formando más como El. El propósito detrás de esta enseñanza, entrenamiento y corrección, es hacerte participe de su santidad. Santidad es la palabra que describe con claridad la naturaleza de Dios. él es diferente, separado de su creación. Cuando participamos o compartimos de su santidad, somos diferentes al resto de la creación, somos apartados para uso de nuestro Padre Dios. una traducción lo describe así “podemos convertirnos en participantes de su propio carácter sagrado.” (Hebreos 12:10 Weymouth) tu Papi te ama, y quiere que compartas sobre El.
  3. Tu Padre celestial está trabajando con tu Espíritu. Tu Padre terrenal, en la carne, usa métodos para tratar contigo. A veces grita, tal vez te azota, te quita algunos privilegios, te hace sentar en tu cuarto o que te pases una comida. Tal vez es muy violento físicamente. Todas esas cosas son de humanos, son métodos de castigo que se usan en la carne, no de corrección. El castigo satisface la ira de la parte ofendida. Para ti, esto ya fue cubierto en el calvario. Tu Padre celestial te corrige para alterar tu comportamiento o actitud para que puedas recibir Bendición al máximo. El trata contigo con métodos espirituales: la palabra de Dios y su espíritu que están dentro de ti. Tu Papi te ama, y él nunca te lastimaría.

Quiero dejar esto perfectamente claro: tu Padre te ama. Él no es un abusador de niños, él no te ensena por medio de enfermedad, el no trae calamidad a ti o a tu familia para castigar. ¡El no! Él te instruirá amorosamente, te levantara si caes, y recuerda lo que tiene reservado para ti, y tu parte en El. Hay tantos casos en los que se le ha ensenado a la Iglesia que Dios es el problema, ahora no sé por dónde empezar.

Mientras meditaba en esto, recordaba una historia muy común que se usa para ensenar como Dios nos “ama.” Generalmente comienza cuando una oveja descarriada abandona el rebano, rebeldemente vagando por su cuenta. El Pastor la persigue repetidamente, pero finalmente, por amor y deseo de preservar a las ovejas, quiebra la pata del corderito para que no pueda escapar. La oveja herida cuelga del cuello del Pastor y así es transportada por varias semanas mientras sana su pata rota. En todo ese tiempo la relación entre la oveja y el Pastor se hace más profunda. ¿No es hermoso?

No, es horrible, y no es verdad. Un Pastor verdadero no haría algo así. El ganado con patas rotas es notoriamente difícil de salvar. La mayoría son sacrificados, especialmente en lugares primitivos como la Palestina del siglo 1ero. Además, el cordero promedio al destete (cuando pueden comer solos sin la ayuda de la mama) pesa alrededor de 45 libras. Te reto a que vayas a hacer un día completo de trabajo con un saco ondulado de 45 libras sobre tus hombros. ¡Se realista!

Ilustraciones como esta son pensadas por hombres como pretexto para justificar sus fallas aparentes en el ámbito de la sanidad. No todo el tiempo debemos el “porque” de todo, pero lo que sí sabemos es que nuestro Padre no nos quiebra ninguna pierna, no nos enferma, o mata a nuestros hijos. Si un niño fuera secuestrado, agredido físicamente, y atado a la fuerza por su torturador, eso sería un abuso infantil muy grave. Si el niño, después de un tiempo prolongado, se apega emocionalmente a su captor, lo rescataríamos, lo diagnosticaríamos como síndrome de Estocolmo y lo enviaríamos a un buen psiquiatra.

Entonces, Dios no te va a castigar con daño físico porque eres un desobediente. Él te va a hablar por medio de su palabra, (2 Timoteo 3:16). Él va a usar la Biblia conforme la leas (Juan 6:63), o usara a tu Pastor para predicar y perforar tu corazón con la verdad (2 Timoteo 4:1-5). El mandara a otros creyentes para que te ensenen con delicadeza y paciencia hasta que estés listo para dejar al Espíritu Santo que haga los ajustes necesarios en ti. (2 Timoteo 2:24-26) el pondrá líderes y mentores en tu vida con los que podrás ser muy honesto, para que ellos puedan orar por ti y así tú puedas recibir la sanidad que se te fue dada (Santiago 5:14-16).

Aquí está el punto: Nuestro Padre celestial está utilizando las herramientas sobrenaturales que son suyas como el Padre de los Espíritus para madurarlo y guiarlo a su propia imagen. El usa su palabra, su Espíritu, para ensenar, entrenar, corregir. Él no te lastima o te atormenta. Puedes confiar absolutamente en Por qué Él es bueno y te ama. Jesús dijo “el que me ha visto, ha visto al Padre.” Eso nos da paz: Jesús es nuestro sanador, no nuestro torturador. Aún más alentador es darse cuenta de que nuestro Padre quiere que algún día podamos decir, con humilde confianza, que “si me has visto, has visto al Padre.” Semejantes al Padre.

Siguiente paso: casi todos nosotros hemos sido programados para creer cosas sobre el Padre que simplemente no son ciertas. Él no te enferma, Él te sana. Él no te hace pobre, Él te ensena a como ser prospero. Jesúsdijo que Él era la imagen humana visible de como es el Padre. Para la siguiente semana, lee los 4 evangelios y veras como era Jesús en su trato con los enfermos y los angustiados. ¿Cómo trato al pecador y al recaudador de impuestos? Pídale al Espíritu Santo que le revele cosas acerca del Padre mientras observa al hijo.

Pastor Virgil Stokes

http://www.pastorvirgil.con

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s